Asia y la línea de la destrucción (P. Sanchis)

Asia y la línea de la destrucción (P. Sanchis)

Estos últimos meses, las noticias que vienen de Asia son de desastres encadenados:

Hemos visto cómo algunos países (como Japón o Indonesia) acumulaban varios desastres muy seguidos: inundaciones, terremotos, olas de calor, tsunamis, explosión volcánica, etc.

El origen de los desastres está claro en mi opinión: este ingreso del 0º de Aries (válido hasta marzo del 2019) presentaba una configuración muy tensa del Sol en cuadratura a Marte y Saturno.  La línea de Marte estaba en el eje I-VII (la I en concreto) en los países tocados por los desastres que hemos visto arriba.  Cuando digo “línea de Marte” me refiero a las zonas en las que Marte era angular en I.  Podemos ver esa línea abajo:

A esto se ha sumado ahora que la línea del eclipse de agosto tocaba el mismo eje en la misma región del mundo.  Eso significa que esos países tenían a Marte-Saturno del ingreso en Aries sobre su ascendente y cuadrados con el Sol en III o IV (la III es la XII de la IV y la IV es el territorio nacional), y, en el último eclipse, el punto primario de Sol-Luna (el eclipse) caía de en su VII, dañando al ascendente.  Pongo abajo el tema de astrocartografía del eclipse, señalando las zonas dañadas por desastres (algunos anteriores al eclipse, como Japón)

No nos podemos engañar: resulta casi imposible adivinar el día exacto en el que van a suceder los hechos y dónde, en cuál de estos países.  Sabemos que toda la zona está en riesgo, pero habría que hacer un estudio muy pormenorizado de todas las progresiones, sobre todo de las que tocan los ángulos.  No obstante, creo que puede ser interesante repasar las progresiones del 0º de Aries para la zona en el momento de los desastres.  Si hay “cabezas pensantes” que encuentren la forma de saber si tal progresión afectará a Japón, por ejemplo, pero no a Filipinas, sería un gran acierto 🙂

Japón, lluvias torrenciales e inundaciones mortíferas

Vemos a Saturno sobre Urano en IV, pero eso pasaba para todo el planeta, pues la progresión de los planetas es algo general.  Cierto que en Asia Urano caía en IV (territorio nacional), pero también caía en IV en los otros países de la zona.  Neptuno toca el descendente, pero, ¿y qué?  No tiene determinación sobre lluvias en el tema del 0º de Aries (está en la II).  A lo sumo, se puede tomar la conjunción de Saturno a la cúspide de la IV, pues son 3º, pero las progresiones actúan mucho mejor con un orbe separativo de 3 o 4 grados.

Japón, tifón y terremoto:

Había una progresión planetaria que también es general (Urano cuadrado a Saturno en I).  El tema está calculado para el 5 de septiembre (terremoto), pero el tifón tocó tierra un día antes, así que el orbe es más reducido.  Lo único que hay más particular para Japón es que la Luna toca el MC, y viene de IV (territorio nacional).  No obstante, no tenía malas determinaciones en el tema del ingreso solar, salvo que tomemos como mala determinación su trígono con mala recepción a los planetas maléficos en I.  La Luna es incompatible con Marte y Saturno, ni siquiera con buenos aspectos.  Hay cosas que no se pueden mezclar, como el agua y el aceite, y eso pasa con la Luna y los maléficos.

Filipinas, tifón

Este tema ya encaja mucho mejor, porque Marte toca el ángulo del descendente.  Los planetas que había en IV progresan por la X haciendo cuadratrura a los planetas en I.  Marte tocando un ángulo sí que es de manual.

Indonesia terremoto, tsunami (y ahora, volcán en erupción)

Los hechos han abarcado varios días.  En este caso, la progresión de los planetas es general, pero me parece más significativa la cuadratura del Sol progresado a Saturno en I, porque el Sol va con la cúspide de la IV, en un mismo pack.  Y el eje I-VII tocando a Saturno.

Conclusión: las progresiones son un instrumento interesante para buscar el momento aproximado en el que pueden producirse los hechos.  Funcionan mucho mejor las progresiones del tema del 0º de Aries que las de las configuraciones subordinadas, como un eclipse incluso.

No obstante, aún nos falta averiguar por qué no todas las progresiones funcionan y cómo combinar los datos para ganar en eficacia.

Canals, a 5 de octubre de 2018

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment