¿CÓMO “VIAJA” EL SONIDO EN EL CUERPO? (Mª Fernanda Canal)

¿CÓMO “VIAJA” EL SONIDO EN EL CUERPO? (Mª Fernanda Canal)

Tanto los sonidos que nos gustan como los que nos no nos gustan e incluso nos pueden llegar a producir cierto malestar, usan las mismas vías para viajar dentro de nuestro cuerpo. Los sonidos entran por el sistema auditivo y los huesos craneales, que están en contacto con el líquido cefalorraquídeo. Viaja dentro del cuerpo a una velocidad promedio de 1500 m/s, es decir, cuatro veces más rápido que su velocidad de propagación en el aire. En milésimas de segundos llega a todas partes del cuerpo, aprovechando el agua que forma parte del tejido conjuntivo, el más abundante de nuestro cuerpo, que abarca desde la superficie del cuerpo hasta el interior de las células. Por tanto, el sonido llega incluso al interior de las células y afecta también a los campos de energía sutil que rodean nuestro cuerpo.

Como sabemos, los pitágoricos sentaron las bases de la escala musical actual. De hecho, la escala pitagórica se siguió usando hasta la Edad Media, junto con la entonación Justa. Para la escuela pitagórica, los intervalos más armónicos eran los que tenían las proporciones más simples: 2:1, 3:2, 4:3. Consideraban que lo proporcional era bello, armónico, consonante. “El universo entero es armonía y número”. Conocían el poder de ciertos intervalos y los utilizaban con fines terapeúticos, para sanar emociones y humores. La quinta pitagórica desde entonces a hoy sigue siendo quizás el intervalo más utilizado en los sonidos “sanadores”. ¿Por qué?

¿Los cuencos y los diapasones tienen los mismos efectos en nuestro cuerpo? ¿Por qué la quinta justa es tan “sanadora”? ¿Puede el sonido llevarte a estados alfa? Estos son algunos de los temas sobre los que hablaremos en el 36 Congreso Ibérico de Astrología, San Sebastián, el nuestro taller práctico del viernes junio 14, a las 9:00 h., tras  vivir una experiencia sónica interactiva para armonizar la energía con cuencos tibetanos afinados con las fecuencias planetarias, diapasones terapéuticos y voz.

No Comments

Post A Comment