Cuando Urano hace de las suyas (P. Sanchis)

Cuando Urano hace de las suyas (P. Sanchis)

El ciclo astrológico más importante es el de Júpiter-Saturno.  La calidad del ciclo depende del elemento en el que se produce la conjunción (Fuego, Tierra, Aire o Agua), del signo en el que se da y de los aspectos.  Dentro de ese último apartado, son más interesantes los aspectos de los planetas lentos, porque tienen efectos más duraderos por su misma lentitud.  No hablo de las casas (un tema también importante), porque la determinación terrestre cambia según las zonas geográficas.

La última conjunción, la del año 2000, fue en Tauro (Tierra) y la próxima será en Acuario (Aire), a finales de 2020, casi en 2021.  Ambas tienen en común una cuadratura con Urano.  Puesto que la astrología antigua no conocía a Urano, no tenemos información sobre cómo afectan sus malos aspectos cuando intervienen sobre la conjunción de los cronocratores.  Por eso he querido echar una mirada atrás, en los dos últimos siglos y pico.

Primero me encontré con la conjunción de 1623.  No aparecen muchos datos en las tablas por siglos que he buscado (en internet es más fácil encontrar datos sobre Occidente que sobre las otras partes del mundo).  Lo más relevante para la civilización occidental, aparte de guerras, fue la publicación de Descartes del Discurso del Método.  Con Descartes se produjo el divorcio entre ciencia y religión, y eso tendría una trascendencia muy grande en los siglos siguientes.  No sé qué ocurrió en otras partes del mundo.

1623-paris

Buscando otra conjunción de Júpiter-Saturno con mal aspecto de Urano llegué a la de 1762.  He levantado el tema para los EE.UU, porque fue el ciclo en el que empezó su guerra de la independencia (1776).  Es un hecho trascendente, más que otros procesos de independencia, porque se trata de la nación que ha decidido el destino del planeta en los últimos decenios, y éste fue de algún modo el inicio de su andadura.

La conjunción está en X (gobierno), con Saturno en caída en Aries.  Los ciclos de Saturno en Aries eran muy importantes en astrología mundial tradicional, pues eran los que iniciaban ciclos de 30 años.  La conjunción con Urano aumenta el efecto de la configuración, pero ya era fuerte por sí misma y anunciaba un cambio profundo en el gobierno de la zona (quién gobernaba y cómo) con un cambio radical (Aries) de las estructuras (Saturno) que se derrumbarían (caída del planeta en Aries).  Obsérvese una vez más que lo que es malo para una casa puede no serlo para los demás.  Aquí cayó una forma de gobierno.

1762-washington

 

Luego busqué un poco más y llegué al año 1782.  El aspecto de oposición con Urano está en el límite, así que no es seguro que se pueda tomar.  Puesto que el ciclo abarca casi 20 años, incluye hechos tan importantes como la revolución francesa.  No obstante, hay que recordar que fueron varios los astrólogos que vaticinaron ese hecho, como Antonio de Nájera o Pierre d’Ailly, sin ninguna necesidad de recurrir a los transaturninos, que ellos no conocían.  Ahora bien, si los añadimos la carta resulta aún más interesante.  Marte en X (gobierno) en exilio nos habla de caída de un gobierno:

1782-paris

Por curiosidad, hice una progresión de la carta para el 14 de julio de 1789, cuando se tomó la Bastilla, inicio de la revolución.

bastilla

Y para la fecha en la que el rey Louis XVI fue guillotinado:  el eje FC-MC (pueblo y gobierno) estaba pasando por ese Marte (Louis XVI tenía a Marte en la casa I en su tema radical).

muerte-louis-xvi

Hubo más conjunciones de Júpiter-Saturno, pero, para encontrar otro mal aspecto con Urano hay que ir al año 1861.  He calculado de nuevo el tema para los EE.UU, porque coincide con su guerra civil, que estalló apenas unos meses antes de la conjunción.  Fue un hecho importante a nivel político, por el cambio social tan importante que supone pasar de una sociedad esclavista a una sociedad con mucha marginación, pero de fundamentos no eslavistas.  De hecho, obsérvese cómo está implicada de nuevo la casa X (gobierno).

1861-washington

Si progresamos el tema para el 9 de abril de 1865 (Victoria de la Unión y fin de la guerra), nos encontramos con esto:  La conjunción y la X (gobierno) progresando sobre Mercurio en I (pueblo).   Un cambio en la relación pueblo/gobierno.  Urano está a su vez pasando por la X.

victoria-union

Hay que ir al año 2000 para encontrar una nueva conjunción con el punto primario de los cronocratores en mal aspecto a Urano.  Es el ciclo que estamos viviendo ahora, pues no olvidemos que son ciclos de 20 años.

2000-usa

Ahora que ha pasado el tiempo sabemos qué ha dado: cambios importantes en los gobiernos de toda América Latina (el tema que he puesto arriba está calculado para los EE.UU).  Buenos o malos, el continente ha ganado una autonomía respecto a los E.UU que antes no tenía.

La cuadratura a Urano en VI (trabajo) ha supuesto también en los EE.UU una transformación importante del mundo del trabajo.  Si uno ve lo que ha pasado en ciudades como Detroit, que antes eran ricas y ahora se han quedado despobladas, con casas a la venta por un dólar, da que pensar.

Y, por otro lado, al ser una conjunción en Tierra, propició la revolución conservadora liberal que nos atenaza.  Es como si el pensamiento ultraliberal hubiera arrollado todas las otras formas de pensamiento.

En amarillo he marcado el antiscio de Neptuno.  El antiscio es estar a la misma distancia del eje de 0º de Cáncer y Capricornio (raya recta amarilla).  Como se ve, los cronocratores están a 37º15 del eje y Neptuno a 36º28.  Uno de los efectos más terribles de esta última conjunción ha sido el aumento del radicalismo religioso.  Por lo menos, en teoría, pues el islamismo radical tiene más de reivindicación étnica y cultural que de religión.

Con estos mimbres, cabe pensar que la conjunción de 2020 también traerá muchos cambios sociales de calado, más fuertes de lo habitual.

En Europa cae en VI y ya estamos viendo venir una nueva revolución tecnológica (Urano) que va a cambiar profundamente el mundo del trabajo (VI).  Con Saturno más fuerte que Júpiter, el ciclo tiende a la restricción, cosa que anuncia disminución del empleo.  Da la impresión de que Europa va a ser el continente más afectado.  Puede haber también una reestructuración de las fuerzas militares, por la cuadratura desde la VI a Marte en X.

2021-bruselas

En el continente americano, la conjunción vuelve a caer en la X (gobierno) y Urano en Tauro en la I (la parte del pueblo más conservadora y liberal), por lo que los cambios serán en las formas de gobierno, con acciones violentas.

2021-usa

En resumen, si bien las grandes conjunciones de Júpiter-Saturno anuncian los cambios sociales, religiosos y económicos, da la impresión de que cuando se suma Urano, el giro es más tenso.

Vivimos hoy en una sociedad mucho más dependiente de la tecnología que antes: el trabajo (robotización), las relaciones sociales (redes sociales) y la economía, que depende de los grandes ordenadores (THF).  Un mal aspecto de Urano a la conjunción nos sugiere que le tecnología será la que propicie esos grandes cambios.

Eso ya se espera, pero nos va a plantear grandes retos sociales.  Por ejemplo: si disminuye aún más el empleo, ¿cómo se va a ganar la vida la gente?  Nos dicen que se crearán nuevos empleos, pero un ciclo con predominio de Saturno no es expansivo, sino al contrario.  Saturno disminuye, racionaliza y limita.  Queda pues claro que habrá grandes masas de personas excluidas del sistema por la sencilla razón de que no tendrán cabida en él.  ¿Cómo se resolverá esto?

En otros tiempos se podía arreglar mediante revoluciones, pero la tecnología de hoy ha aumentado el poder de las élites.  No sólo el control de la información es casi absoluto, sino que los medios para matar a la gente son mucho más sofisticados.  Hay cosas como el ADS que te pueden freír sin dañar el mobiliario urbano.  Nunca jamás las élites han tenido tanto poder como ahora.  El simple sujeto hoy en día es totalmente prescindible, pues ya no se le necesita como fuerza de trabajo y, la necesidad que tenían de él como votante puede cambiar en cualquier momento.  La democracia ha demostrado ser fácil de controlar con el micro-targeting y los big data, y, si se descontrola, para eso están los ADS.

La conclusión es que la única esperanza es un nuevo pacto social.  ¿Será el ciclo de Aire capaz de hacerlo?  Hay que trabajar para lograrlo.

Canals, a 11 de diciembre de 2016

No Comments

Post A Comment