El año 2019 (P. Sanchis)

El año 2019 (P. Sanchis)

Dentro de un mes, ¡Feliz 2019!

No, no nos hemos vuelto locos: los astrólogos empezamos el año en marzo.  Se siente 🙁  Así que, aunque sea sin confetis, ahora es el momento de examinar cómo será el año actual que irá de marzo de 2019 a marzo de 2020.

Sinceramente, es un año mejor que los últimos que hemos pasado:

-Hay una oposición Sol-Luna, pero apoyada por una cuadratura de Júpiter que beneficia al Sol.  Eso, globalmente, debería de favorecer a los gobernantes y traer algo más de prosperidad.  Júpiter es un planeta de crecimiento.  Esa oposición, no obstante, indicará desavenencias entre el gobierno y la oposición en los países en los que quede en el eje IV-X.  Y problemas con alianzas o con potencias extranjeras donde esté en el eje I-VII.

-Tenemos a Neptuno en Piscis muy apoyado por Júpiter (su dispositor, domiciliado en Sagitario) y por Saturno y Plutón en Capricornio.  Me parece una buena configuración.  Después de unos años en los que han dominado aspectos muy radicales (Urano-Plutón), éstas son más configuraciones de entendimiento y de justicia social.  Auguran un ambiente general de búsqueda de justicia, empatía, comprensión, valores religiosos más puros y sentidos.  Algo así como si se bajaran  los humos de la gente. Hay más interés por los pobres, los desvalidos y por “hacer limpieza”. El mes de junio puede ser un excelente periodo en este sentido, pues confluirán varios planetas: trígono de Marte-Neptuno, cuadratura de Júpiter-Neptuno y sextil de Saturno-Neptuno.

-La configuración más importante a mi entender es la conjunción de Saturno-Plutón que se hará efectiva el 12 de enero de 2020 (es el mismo año astrológico), pero estará “en onda” durante todo el año, si bien habrá que estudiar los vaivenes de Saturno: cuando se aleje de Plutón por su retrogradación (de mayo a septiembre), parecerá que el aspecto se disuelve, pero luego cobrará de nuevo fuerzas cuando Saturno se ponga directo y lo alcance en enero.

He buscado precedentes históricos de la conjunción de ambos planetas en Capricornio y me he encontrado con 1518, 1284 y 782.  Como no soy historiadora, me falta perspectiva para juzgar esos periodos.

El principio del siglo XVI fue malo para América Latina (conquista de México), pero en Europa fue el inicio de la reforma protestante con las 95 tésis de Lutero contra la venta de indulgencias.  Obsérvese el paralelismo con la situación actual, cuando el papa ha convocado una especie de congreso para abordar el tema de los abusos sexuales en la iglesia.

El final del siglo VIII fue el periodo del califato abasí y su mayor esplendor fue con Harun-Al-Rashid que empezó su gobierno en el 786.

Con tan pocos datos, es aventurado opinar, pero pienso que  esta configuración en Capricornio indica periodos en los que se siembran grandes cambios sociales (signo cardinal) y se hace limpieza.  En este caso, la configuración es muy relevante y está bien apoyada por el contexto: Saturno-Plutón se juntan con el Sol y Mercurio, todo ello con la energía del sextil de Neptuno, al mismo tiempo que Júpiter hace un trígono a Urano.

Me parece pues un momento en el que se sientan bases (signo cardinal) y en el que hay voluntad de diálogo (buenos aspectos en general = deseo de acuerdos). Mercurio presente facilita el diálogo.  Es cierto que Capricornio es un signo duro, pero eso fortalece a Saturno.  Ya sabemos que Saturno no es la alegría de la huerta y que peca de exceso de control y criticismo, aparte de que es la austeridad en grado sumo, pero es muy útil para controlar a Plutón, que representa los abusos de poder y los sentimientos más primitivos y viscerales.  A mí esta configuración me sugiere “marcar límites” (Saturno) a los abusos (Plutón) y a los odios irracionales y viscerales (Plutón), pero con cierta mano izquierda (Neptuno) y apelando a valores superiores (Neptuno en Piscis).  Aparte de esto, podría también reflejarse en algo más material: el ecologismo y la necesidad de marcar límites.

Dios quiera que no me equivoque y peque de optimista, porque esta configuración va a ser muy importante para España, ya que la línea ASC-DS cruza de lleno nuestro país.  Estará en la VII (los juicios, los “otros”).  Y con el juicio a los líderes independentistas, cuya sentencia saldrá probablemente en el último trimestre de 2019, parece que la cosa va por allí.  Puede haber un cabreo notable, porque esto se superpone domalmente a Marte del ingreso en VII y regente de I (el pueblo está cabreado por un juicio: Marte regente de I exiliado en VII)

Aparte de esto:

 

-La cuadratura Júpiter/Neptuno/Mercurio puede dar alguna burbuja (por el exceso jupiterino) en temas de comunicación o religiosos.  También asuntos relacionados con fraudes o mentiras (Mercurio en caída) en asuntos religiosos o en industrias químicas.  O un desastre químico.

Marte en Tauro no es bueno para la industria relacionada con el metal y la cuadratura con Venus es el peor aspecto.  Por ser significadores naturales de hombre y mujer, puede haber una reacción violenta de ciertos sectores masculinos contra el feminismo (Venus en Acuario).  Aumento de crímenes contra mujeres o de actos violentos en general.  Crispación en esos temas.

Urano en Tauro recibirá un apoyo de Júpiter en cuanto éste entre en Capricornio, y eso facilitará el asentamiento (signo fijo) de nuevas tecnologías.  Y, como son signos de Tierra y uno de ellos es cardinal, un mayor liberalismo en los sectores tecnológicos.  Liberalismo económico, claro.

Por zonas del mundo (recordemos que las líneas curvas indican dónde estarán esos planetas en el eje I-VII y las líneas rectas dónde se hallarán en el eje IV-X.  Y que eso implica una franja bastante más ancha que esa línea):

Europa:  La franja donde pasa la línea roja indica los países en los que Marte estará en el eje I-VII.  Y la Línea verde los países donde Venus estará en la IV.  Se ve pues cómo hay una línea de riesgo para la vida o de hechos violentos (accidentes, incendios, etc.) en la línea roja, pero los países más perjudicados son aquellos en los que Venus cuadrada con ese Marte también es angular, en IV (España y Reino Unido no tan unido).  Problemas territoriales y problemas de juicios o acuerdos.

América Latina:  Allí me fijaría sobre todo en la línea Sol-Luna, en oposición en el ingreso.  Esto implica la I y la VII (el pueblo y “los otros”) con la cuadratura de Júpiter en IV (oposición).  Y prestaría especial atención a la línea de Mercurio-Neptuno para todo tipo de fraude o riesgo de accidente químico.

América del norte:  En el sur de los EE.UU y en México se juntan la angularidad de Venus y de Marte (en cuadratura).  Marte angular en X y Venus en VII, conflictos con los otros.  Marte angular siempre aumenta las cosas de Marte: accidentes, incendios, etc.

África:  La parte oeste del continente tiene también a Marte en VII y Venus angular en IV o cerca de la IV.  Es la zona de riesgo.  En la línea de Luna-Sol (eje IV-X) contestación contra los gobiernos.

Asia: Ojo a la India.  Y los países vecinos como Bengladesh o Birmania (ésta sobre todo)

A nivel mundial:

Canals, a 21 de febrero de 2019

Tags:
No Comments

Post A Comment