El ingreso de Júpiter en Escorpio (P. Sanchis)

El ingreso de Júpiter en Escorpio (P. Sanchis)

Escorpio no es el signo preferido de Júpiter. De hecho, es su casa XII natural. Y es un signo regido por Marte, caída de la Luna.  Si combinamos los significados naturales de Júpiter (leyes, religión, grandes finanzas) y del regente de Escorpio, Marte en signo fijo (violencia, ejércitos, policía, cólera persistente, emociones tensas y con sufrimiento, voluntad inquebrantable, fuerza, autodefensa, valor, habilidad), esto nos da unas pistas.

A eso hay que sumarle otras cosas. Por ejemplo, el hecho de que Júpiter viene de una oposición a Urano en Aries. Urano en Aries es el anarcocapitalismo, el “yo” por encima de todo, que concibe al estado como opresor. Pongo aquí una cita de Murray Rothbard: “Yo defino la sociedad anarquista como una donde no hay posibilidad legal para la agresión coercitiva contra la persona o los bienes de cualquier persona. Los anarquistas se oponen al Estado, ya que tiene su propio ser en tal agresión, es decir, la expropiación de la propiedad privada a través de los impuestos, la exclusión coercitiva de otros proveedores del servicio de defensa de su territorio, y todas las otras depredaciones y coacciones que se basan en estos dos focos de invasión de los derechos individuales». Es decir, un Urano en Aries (individualismo a ultranza) opuesto a Júpiter (la ley) percibe toda acción legal como una agresión, el pago de impuestos como una “expropiación” y expolio, y piensa que su defensa la tiene que asumir él mismo y que las fuerzas de seguridad son una “exclusión coercitiva”. El anarcocapitalismo se da normalmente mucho más en el mundo anglosajón, sobre todo en los EE.UU, y por eso piensan que llevar armas es un derecho inalienable.

Pero, además, el dispositor de Júpiter es Marte que está extremadamente dañado por su conjunción a Venus en caída y su cuadratura a Saturno y a la Luna. Es un Marte muy bloqueado.

Todo esto nos hace pensar que ese Júpiter en Escorpio nos habla más de justicia (Júpiter) cabreada. Hay pues una reivindicación de las leyes (Júpiter) con dureza (en domicilio de Marte) y sin pestañear (signo fijo), sin prestar atención a la impopularidad (caída de la Luna). Es la espada de la ley.

No obstante, a pesar de un ingreso tan poco agradable, con el tiempo Júpiter formará un aspecto muy bonito: el trígono con Neptuno.

La fecha del aspecto exacto es el 3 de diciembre y en el tema he remarcado Marte en I opuesto a Urano en VII. Notaremos pues mucho más esa oposición Marte-Urano en un principio. P<recerá que nada pueda ir a peor.  En España más todavía, por estar angular. De Urano ya he hablado, y la oposición de Marte sólo echa aceite sobre el fuego, pues Marte representa a las fuerzas de seguridad.

A nivel mundial, recordemos que los malos aspectos de Marte-Urano suelen dar problemas en la aviación o aeropuertos.

No obstante, a principios de enero de 2018, Júpiter hará labor de encaje entre el trígono a Neptuno y un sextil a Plutón, reforzado por la conjunción de Marte a Júpiter. Esto son acciones decisivas (Escorpio es un signo firme y resolutivo, y Marte más aún) capaces de crear una ilusión y esperanza colectivas (trígono de Neptuno) con cambios en profundidad (sextil a Plutón en Capricornio).

Esto puede dar a nivel mundial cambios legislativos (Júpiter) de gran importancia, con efectos a largo plazo (Plutón está en un signo cardinal y es planeta de profundidades). Podrían tener relación con la energía atómica (Plutón), con las sustancias químicas (Neptuno), con las religiones (Neptuno). Y Neptuno siempre tiene esa carga de utopía, de ilusión y de sueño colectivo, y más en Piscis. Es un planeta de “todos somos uno”. En mi opinión, es el planeta fundamental para las relaciones dentro de la especie, pues tiene que ver -creo yo- con las células espejo, la capacidad de ponerse en el sitio de otro. Ese aspecto es ,además, muy emocional por estar en signos de agua. Se podrían ver durante ese tiempo grandes demostraciones de humanismo y de sentimiento colectivo. Pienso pues que las leyes que se gesten en ese momento serán buenas para los colectivos.

En España será especialmente importante, porque la Lunación de enero tiene a Júpiter en I. En América Latina, es la lunación de diciembre la que tiene Júpiter en I.

A nivel personal, es favorable para los que tengan planetas más o menos por la mitad de Piscis o Escorpio (menos para Cáncer, por la oposición de Plutón).

Respecto al capital, en cambio, no me gusta mucho la acción de Neptuno, pues es propenso a las burbujas. Podría haber subidas algo locas en las cotizaciones.

Canals, a 11 de octubre de 2017

No Comments

Post A Comment