El primer trimestre del año 2018 (P. Sanchis)

El primer trimestre del año 2018 (P. Sanchis)

Será un trimestre de mucho movimiento, sobre todo para los países y las personas que tengan planetas en los signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio).  Tendremos varias configuraciones por Capricornio, y aspectando a Aries.

Esto suele dar giros sociales y políticos relevantes que tardarán a veces dos años en completarse.

También pienso que podría afectar mucho a la raza negra en general y a las regiones con mayoría de población negra. De momento, para mal, y habrá que esperar al sextil de Saturno con Neptuno para conseguir mejoras en temas raciales.

La última vez que hubo tanto movimiento en Capricornio esto afectó a los países del telón de acero, y sobre todo a Rusia.  Puesto que Rusia está de nuevo en el candelero, es otra de las zonas que podrían ser  afectadas por todo estas configuraciones en Capricornio.

Los aspectos principales del trimestre son:

1-La conjunción de Marte-Saturno del 2 de abril de 2018

Esa conjunción Marte-Saturno es se produce cada dos años y es la que indica las desgracias de cada nación durante el siguiente bienio.  Desgracias siempre las hay, pero según la domificación pueden afectar más un  sector u otro.  En la vida siempre hay un sector que no funciona o que da quebraderos de cabeza (tanto para los países como para los individuos), y esto es lo que señala este ciclo.

Para los individuos, por ejemplo, aquella casa en la que está el grado 9 de Capricornio será fuente de sinsabores durante los próximos dos años.  En algún momento habrá una pérdida o un obstáculo o retraso, o una persona de carácter difícil que nos hará la vida más complicada.  También es conveniente estudiar si uno tiene un planeta entre los grados 8 y 11 de Cáncer, Aries o Libra, pues aquello que represente dicho planeta en el tema quedará afectado negativamente durante los próximos dos años.

Respecto a qué países puede afectar más, cabe pensar en los que son Capricornio (toda la zona de India, con Pakistán y Bangladesh incluidos), los de población negra y Rusia, pero, evidentemente, es una configuración universal y se dará en todos los lugares. Hay que levantar el tema para cada sitio si se quiere saber dónde habrá pegas.

En Europa esa conjunción cae en IV y en cuadratura al regente del asc. en VIII.  Se pueden esperar pues problemas territoriales (IV), quizás incluso daños en el territorio (IV) con muerte de población (ascendente de I en VIII).  Y odios regionales (IV).

En Rusia está a finales de la III y cuadrada con el Sol en VII, así que el país tendrá problemas de relaciones con otros, enemigos poderosos (Sol en VII).

En el continente americano la conjunción está en VII (enemigos) y en cuadratura al Sol en X (gobierno y autoridades).  Me parece una configuración muy nefasta para el continente americano, con riesgos de conflictos serios y problemas graves para los jefes de estado.

Habría que estudiar el tema para cada país y recordar que esto se puede dar en los siguientes DOS AÑOS.

Como la lunación de marzo también es tensa y está cuadrada con Marte, que queda angular en X en la zona central de los EE.UU y en México, se multiplican las posibilidades de hechos violentos en ambos países, riesgos de incendio o de destrucción.  Conflictos y situaciones difíciles para los presidentes.

2-La conjunción Marte-Plutón el 26 de abril

Esa conjunción se produce muy poco después de la conjunción Marte-Saturno, así que traerá la carga del primero.  Estará algo suavizada por el trígono Júpiter-Neptuno, pero no deja de ser una configuración que suele exaltar los ánimos, con reacciones muy viscerales de la gente, y oleadas xenófobas.  Es cuando los pueblos piensan con las tripas. En España, el proceso independentista ha estado muy relacionado con las vicisitudes del ciclo de Marte-Plutón, así que es posible que se reavive el tema.

No obstante, hay un sextil de Júpiter con mala recepción, por lo que Júpiter (la ley) intervendrá en esos arrebatos viscerales a nivel internacional, con dificultades (porque Marte-Plutón están en el signo de caída de Júpiter).  Hay pues un conflicto entre los instintos básicos del individuo o grupo (Marte-Plutón) y la ley (Júpiter).

Esto coincide con la lunación de abril (cubre hasta la mitad de mayo)

En esa configuración, los planetas están en signos muy cardinales (4 en Aries y 3 en Capricornio), y los signos cardinales suelen dar iniciativas muy marcadas.  Son signos muy secos, además, y planetas secos (Urano, Marte, Saturno).  Hay mucha carga bélica en esta configuración.  Para colmo, Sol-Luna-Urano caen en la I en la zona de Oriente Medio y en varios países de África, con Saturno-Marte-Plutón es X.  Probablemente sea un periodo de gran destrucción en esas zonas del mundo.

3-La cuadratura Marte-Urano (mayo)

Este aspecto vendrá unas dos semanas después arrastrando la inercia del anterior.  Es un aspecto de ruptura y de tensión, cuando se toman decisiones bruscas o que implican daño físico.  Urano está conjunto a Mercurio, así que puede afectar a gente joven (Mercurio) o medios de comunicación y transporte (Mercurio), sobre todo los que tengan que ver con la tecnología más avanzada (Urano).  Con un aspecto parecido se produjo la crisis de las tecno.com.

Marte es también el acero y los medios de transporte como el tren, o el coche.  Conflictos en ese sector o de ese sector (por ejemplo: trabajadores de metalurgia, del sector ferroviario o automovilístico, o de la aeronáutica).

También hay que decir que esto se producirá en signos fijos y Urano acabará de entrar en Tauro, con lo que se hará conservador. Políticamente, suele indicar más reacciones agresivas (Marte) de sectores progresistas (Acuario) contra sectores ultra-liberales conservadores (Urano en Tauro).

4-El trígono Júpiter-Neptuno

Seguimos con el trígono Júpiter-Neptuno.  Júpiter es la ley y Neptuno los ideales.  Al estar Neptuno en Piscis, favorece también la protección de los grupos sociales oprimidos, de los más débiles, y también es un aspecto que puede facilitar el entendimiento entre religiones.

No obstante, Júpiter está retrógrado y lo estará hasta julio.  Es por lo tanto más un periodo de mirar al pasado (retrogradación) y de visibilizar las opresiones diversas.  Habrá grandes movimientos sociales (con algo de victimización a veces, pues esto es consustancial al signo de Piscis), pero no se legislará de verdad ni habrá progresos reales hasta que Júpiter no se ponga directo en julio.

Pongo abajo los temas de las lunaciones de este periodo, empezando por el eclipse de febrero, pues no olvidemos que, al ser un eclipse, sus efectos seguirán activos durante 6 meses:

 

 

No Comments

Post A Comment