Los efectos perversos del ciclo de Aire (P. Sanchis)

Los efectos perversos del ciclo de Aire (P. Sanchis)

Estamos ya abandonando los últimos estertores del ciclo de Tierra que imperaba desde principios del siglo XIX.  La conjunción de Júpiter-Saturno en Libra de 1981 inició no obstante el nuevo ciclo de Aire (aunque la recaída en Tauro entre el 2000 y 2020 nos esté dando un periodo mixto).  A partir de 2020 (casi 2021) nos instalaremos definitivamente en el ciclo de Aire para unos dos siglos.  ¡Tela!

Algunos astrólogos describen el futuro que nos espera con tintes parecidos al mundo de Yupi, como si fuéramos a entrar en el Edén.  Pues no, desengáñense: todos los elementos tienen una faceta oscura.

De lo ocurrido desde 1980 y los cambios sociales podemos sacar por ahora dos conclusiones sobre el incipiente ciclo de Aire:

1-Hay mayor homogeneización de la sociedad a nivel mundial.  Sigue habiendo diferencias locales, pero cada vez menos.  Leemos lo mismo, vemos las mismas series, los procesos sociales cada vez se parecen más, vestimos de forma parecida, la cocina se internacionaliza y uno en su casa igual hace una paella que un ceviche, un cuscús o un arroz al curry, etc.

Ese proceso de homogeneización tiene grandes ventajas en cuanto que ha permitido la integración de los grupos discriminados (negros, minorías religiosas, mujeres, personas con otras tendencias sexuales, etc.), pero hace que algunos consideren que su “identidad” (se entiende, la identidad tribal) está siendo amenazada y eso produce reacciones violentas y excluyentes (separatismos varios).

No obstante, le proceso de homogeneización sólo podrá ser realmente positivo si se completa con la homogeneización legal y fiscal.  Los estados hoy en día no pintan nada contra las transnacionales que los chantajean impunemente.  Sólo recuperaremos el poder ciudadano si las leyes son internacionales y, sobre todo, la fiscalidad.  Si no lo logramos, las grandes empresas continuarán saltándose las leyes, evitando pagar impuestos (con el resultado del empobrecimiento general de la parte más débil de la población) y contaminando sin control.

2-En los ciclos de Aire la información es poder.  Y allí hay varios puntos negativos:

-En la bolsa, por ejemplo, con los THF (super ordenadores que manejan las operaciones de compra y venta), un simple particular ya tiene poco que hacer.  Esos ordenadores controlan todas las bolsas, las 24 horas del día, y pueden hacer todas las operaciones al descubierto que les dé la gana, creando falsos movimientos que atraparán el dinero de los simples ciudadanos.

El capitalismo anterior o era comercial o era productivo.  Lo de hoy en día es meta-capitalismo: el capital se enriquece del capital.  Su producto es él mismo.  Pura virtualidad.  Si un gran inversor decide anunciar que va  a vender 2 millones de acciones de la compañía X (que valen en ese momento 10 dólares), no necesita tener dichas acciones en su poder para anunciar su venta.  Con la jugada hace que bajen a lo mejor 2 dólares (y pasen a 8), pues si hay ventas masivas los demás entran en pánico y venden más barato.  Entonces las compra a 8 dólares, pero como anunció que las vendía cuando estaban a 10, cobra 10 por cada una de ellas.  ¿Qué favor ha hecho ese señor a la sociedad? ¿Qué ha creado? Es un sistema cerrado y sin contacto ya con la vida real, pero capaz de arruinar empresas y países.

-Los big data nos controlan a cada momento.  Los super ordenadores saben más de nosotros que nosotros mismos.  Decía un periodista: “Lo que más me jode, es que cuando me recomiendan una música, resulta que aciertan y esa música me gusta”.  Saben cuáles son tus simpatías políticas y te bombardean con la información aderezada para tu gusto, para “orientar” tu voto.  Conocen tu estado de salud, tus inquietudes y las rentabilizan.  Eso es un serio peligro para la democracia, pues uno no gana elecciones hoy en día a base de programas o ideas, sino según la cantidad de dinero que ha invertido para lobomotizar a la población.

Pero es que ahora te espían hasta tu televisión, tu móvil, tu tostadora.  Esto es el arma perfecta para cualquier tipo de sistema político opresivo, como hemos visto en China.

-Los medios y las redes sociales nos manipulan.  Eso siempre se ha hecho, pero no a los niveles actuales.  Los fake imperan, falsos perfiles, bots, etc.  No hay cuestión política que no esté manipulada.

Hace poco me decía una persona de otra región: “No te fíes de la prensa que lees, porque os manipulan”.  El problema es que ese mismo mensaje lo repiten íntegramente TODAS las personas de esa región. Uno de los niveles más exquisitos de la manipulación es hacer creer a la gente que LOS DEMÁS están manipulados, pero que ellos tienen la BUENA INFORMACIÓN.   Conocía a una persona que, cuando quería llevarte a su bando, empezaba sus discursos con un: “Tú y yo seremos tal o cual, pero es que fulanito…”.  Con eso ya planteaba la información partiendo de un ficticio “Estamos en el mismo lado, fíate de mí”.

Cuando toda la gente de una población de varios millones repite el mismo discurso, es que la comida de coco es general, pertinaz y muy eficiente.

Tenemos pues un nuevo fenómeno que llamaría la “meta-manipulación”.  Es un poco como aquella película de Wilder (Testigo de cargo) en la que una esposa hacía una declaración contra su marido y organizaba luego ella misma un  montaje para desacreditar su propio testimonio.  Si el jurado llegaba a la conclusión de que ella no era un testigo fiable, entonces su testimonio quedaría desacreditado y su marido exculpado.  Un testimonio a favor de su esposo no habría convencido a nadie, pero uno en contra de él procedente de una testigo desacreditada (ella misma) conseguía el efecto exculpatorio. Así fue, pero con un problema: ella había dicho la verdad.

La meta-manipulación consiste pues en usar la manipulación a favor de la manipulación.  Crear la sensación de que son “los otros” los que están adoctrinados mientras que tú tienes acceso a la verdadera información.  ¿La prueba?  ¡Mira qué honesto soy que denuncio la manipulación de “los otros”!

Conclusión:

La parte más oscura de este nuevo ciclo de Aire es precisamente su parte más beneficiosa.  Los ciclos de Aire son ciclos de IDEAS, y eso es hermoso.  También son ciclos más holísticos.

Pero la única parte del ser humano que tiene un pequeño resquicio de libertad es la mente.  Tu cuerpo jamás va a ser libre, porque está sometido a la Necesidad.  Y cualquier régimen despótico puede encerrarte y destruirte.  Tu mente tampoco es libre realmente, porque aunque uno pudiera hacer lo que desea, no tiene poder alguno para elegir qué desea desear.  Nadie manda sobre sus deseos.  Son ellos los que se imponen a la mente y originan los actos.

Quedaba una pequeña parcelita, la de la razón y la lógica, que a veces conseguía imponerse.  O, incluso, el instinto natural, que también puede ser una guía en ocasiones.

Y esto ya no existe hoy en día, pues hasta los instintos naturales están manipulados, condicionados y reorientados.  La lógica difícilmente puede imponerse cuando toda la información está tergiversada, pues un análisis objetivo sólo se puede hacer partiendo de datos objetivos.  Si el material básico es malo, es como intentar cocinar un pescado podrido.

Este es el peligro del ciclo de Aire, su cara oscura: ahora, ya no someten tu cuerpo, sino tu mente.  Y tienen poder y medios para hacerlo.

Canals, a 22 de octubre de 2019

 

2 Comments
  • antonio
    Posted at 20:31h, 01 noviembre Responder

    no viene a cuento, pero si no lo pongo reviento:

    le preguntaron una vez, unos estudiantes de astrologia, al gran medium americano Edgar Cayce si existia el planeta astrologico Lilith, para las cartas celestiales. su respuesta fue breve pero clara:

    “No existe un planeta Lilith.- Lilith es una personalidad”

    no que no recuerdo de memoria es el numero de la lectura.

    • antonio
      Posted at 20:34h, 01 noviembre Responder

      queria decir “lo que no recuerdo……”

Post A Comment