Los nodos solares en el eje IV-X

Los nodos solares en el eje IV-X

Roberto Roda, basándose en los textos de Denis Labouré (traducidos por Roberto Roda, Mónica Barletta y Consuelo), realizó este trabajo de investigación sobre  los nodos en el eje IV-X.

Lo incluimos aquí para los lectores: Nodo norte-eje 4-10

Un breve resumen de esos textos traducidos sería el siguiente (Los textos son de Denis Labouré, pero hemos cambiado el orden de alguna frase):

Un eclipse, es un alineamiento de tres factores en el mismo eje: la Tierra, la Luna y el Sol, tanto si se trata de un eclipse de luna (Luna, Tierra, Sol) o de Sol (Sol, Luna, Tierra). Ahora bien, la Tierra, es tu cuerpo físico, tu cuerpo de materia densa. La Luna, es tu cuerpo acuoso, astral, tu psique. El Sol, es tu cuerpo de fuego, divino, espiritual.

Por eso las épocas regidas por los nodos lunares son favorables para buscar en el fondo de ti mismo, para encontrar tu verdadera identidad. Cuando te entregas a prácticas espirituales o más sencillamente a un trabajo psicológico, te conducen (los nodos) más fácilmente al corazón de tu ser.

La Cabeza y la Cola de Dragón (NN y NS) se distinguen de otros planetas por su acción repentina, para lo mejor o para lo peor. La cabeza de Dragón (NN) separa al nativo de aquello que toca dentro del tema. 

La cabeza de Dragón (NN) fomenta el apego, el deseo, la ilusión de felicidad por el placer de los sentidos y las satisfacciones materiales. En este sentido, la Cabeza de Dragón (NN) es quien os engaña, os manipula, falsifica vuestra percepción. Rige también lo que es extranjero.

Sus periodos son confusos, con el sentimiento de estar en un túnel en el que no se ve la salida. Engendra los deseos impetuosos, la necesidad visceral. Da a lo que toca la voluntad de poder. Concede mejoras y adquisiciones materiales, nunca un avance espiritual. Suscita repentinas ganancias financieras que se vuelven a perder enseguida. Estas ventajas van acompañadas de un exceso de actividad o una agitación agotadora.

La Cola de Dragón (NS) quita. Quema, consume, obstruye, interrumpe con violencia. Emancipa. Quita lo que la cabeza de dragón os había dado. Muestra que los bienes de este mundo son temporales y que la paz verdadera no se encuentra en ellos (los bienes). Ella os introduce en otro mundo, extraño, espiritual o sutil. Os lleva a comprender que sois un ser completo, incluso prescindiendo de vuestro renombre, de vuestro poder y de vuestro bienestar económico. La Cola de Dragón favorece también la claridad, las intuiciones geniales (científicas, artísticas). Ayuda a los artistas para quienes la belleza es la transparencia en lo espiritual.

Tags:
No Comments

Post A Comment