La conjunción de Saturno-Plutón (P. Sanchis)

La conjunción de Saturno-Plutón (P. Sanchis)

En los dos próximos años vamos a entrar en una “batidora” que cambiará sustancialmente el mundo que conocemos.  Una de las primeras configuraciones que removerán nuestra existencia es la conjunción de Saturno-Plutón del 12 de enero de 2020, que coincidirá con un eclipse de Luna el día 10 de enero.  Voy a poner el tema del eclipse, que es mucho más relevante que el de la conjunción exacta, ya que se produce sólo dos días antes y canalizará toda la energía de la conjunción.

Primero, hay que pensar en qué signo se va a producir dicha conjunción.  Será en Capricornio.  Capricornio es un signo cardinal, de Tierra, domicilio de Saturno y exaltación de Marte.

Cardinal viene de “cardo”, los goznes de la puerta.  Por eso los signos cardinales tienen más capacidad que otros para abrir puertas e iniciar nuevos ciclos.  Son los momentos de giro.  Todas las configuraciones que se producen en signos cardinales son más relevantes.

¿Qué tipo de giro?  Giros materiales (es un signo de Tierra), limitativos y duraderos (es domicilio de Saturno).  Una coerción o limitación aplicada tal vez manu militari (es exaltación de Marte) o, por lo menos, con energía y decisión.  Con toda la fuerza de las fuerzas del orden (Marte).  Hay una gran capacidad para “extirpar” o cercenar (cortar es cosa de Marte).  Capricornio es también las cimas de las montañas (Saturno), así que tiene una austeridad helada, unida a una desbordante pasión por el poder (Marte).

Si buscamos precedentes de una conjunción de ambos planetas en Capricornio, no encontramos muchas: 548, 782, 1284 y 1517.  La más parecida es la de 1517, porque estaba en trígono a Urano en Tauro.  Esta vez la configuración no aspecta a Urano, pero ese está en el mismo signo que en aquella época. 1517 es la fecha de las 95 tésis de Lutero. Se toma como fecha de inicio de la reforma el 31 de octubre, aunque no se sabe exactamente cuándo clavó el texto con las tésis en la puerta de la iglesia.  La conjunción exacta fue en diciembre de 1517.

Si intentamos extraer la filosofía del hecho, nos encontramos con unos parámetros:

-Existían unas prácticas abusivas y corruptas por parte de uno de los estamentos de la sociedad.  Las sociedades de aquella época eran trifuncionales: clero, nobleza y pueblo.  El clero y la nobleza desempeñaban funciones que hoy son propias del estado: mantenimiento del orden, impuestos, justicia, normativas varias, educación, control de la moral y los usos y costumbres, sanidad, etc.  Tenemos pues que ver el clero no tanto como una institución religiosa, sino como uno de los pilares organizativos de la sociedad.  El equivalente actual podría ser la administración del estado, el funcionariado y todo el aparato estatal que no sea ni policía ni ejército.

-La reforma protestante fue un intento de reformar ese estamento, poniendo freno a los abusos.

-Fue un movimiento de austeridad, una austeridad dura e inflexible.

Esa es la idea que se nos tiene que quedar: la combinación de esos planetas, en el pasado, ha supuesto una reforma de uno de los estamentos que gobiernan la sociedad, poniendo coto a sus desmanes e implantando una mayor austeridad y un código de conducta más severo.

Esto es lo que vamos a aplicar al siglo XXI.  Pensemos ahora qué significan los planetas implicados en ese eclipse:

-Saturno es la suciedad, lo oscuro, lo subterráneo, el control, la censura, los límites, el karma en el sentido de recoger los frutos negativos de los errores cometidos, la ciencia, las matemáticas, la vejez, la decrepitud, el frío, la muerte, etc.

-Plutón es los instintos primarios, el cerebro reptil, la visceralidad, la sexualidad más profunda, los abusos, las mafias, los grupos de poder ocultos, la muerte, la energía atómica, la genética.

-Mercurio (estará en conjunción con ellos) es los textos, escritos, negociaciones, información, intelectualidad, juventud, educación, comercio, comunicación.

-Sol (estará también en conjunción con ellos) es el poder.

-La Luna (se opone a ellos) es las mujeres, la familia, la popularidad, el pueblo.

Puesto que el que mandará más en todo este cotarro es Saturno, me parece que nos va a poner a todos en cintura.  Apuntaría varias posibilidades:

-Nuevas normativas (Mercurio es los escritos) ambientales, de carácter restrictivo (Saturno) en las energías fósiles (¿Saturno y Plutón?).

-Nuevas normativas en cuestiones fiscales.  Una tendencia general al aumento de impuestos.  Los impuestos no gustan a nadie (son muy de Saturno), pero son la base de la riqueza de los países. El periodo de más igualdad de la humanidad ha sido entre 1950 y 1980, con las mayores tasas de impuestos (hasta el 90% en los EU.UU).  La parte del 10% de la población más rica detentaba entre el 26% y el 34% de las rentas y bienes en 1980.  Hoy en día detenta entre el 34% y el 56%.   En cambio, la parte del 50% de la población que está más abajo en la escala ha pasado de poseer el 20% en aquella época a apenas un poco más del 10% en nuestros días.  Bajar los impuestos ha aumentado la desigualdad, ha reducido la productividad de los países y ha engendrado muchas tensiones sociales que están empezando a  explotar. No va a haber pues medias tintas: o se suben los impuestos a los ricos para corregir la desigualdad, o se impone un régimen de terror a las poblaciones para mantenerlas sujetas y que no se rebelen.  Yo soy optimista y espero que se suban los impuestos.  Si me equivoco… Hay precedentes de conjunciones de esos planetas que han coincidido con grandes matanzas (Carlomagno y los sajones, por ejemplo).

-Nuevas normativas fiscales a las empresas trans nacionales, GAFA y otros.  Como está Mercurio implicado, será sobre todo a las empresas de comercio y comunicación.  La social democracia, con sus elevadas tasas de impuestos, construyó el estado del bienestar entre 1950 y 1980.  La deslocalización de las empresas y la globalización ha invertido la tendencia, ya que eso ha permitido que las empresas chantajeen a los estados con la amenaza de la deslocalización y la destrucción de puestos de trabajo.  Pero, si la fiscalidad se internacionaliza y las trans nacionales pagan no ya según el lugar donde tengan su sede, sino según los beneficios que tengan en cada país, la situación se puede revertir de nuevo. Un ejemplo: la congelación de las pensiones en España de Zapatero ahorró al estado 1.500 millones de euros.  Francia ha sacado a Google 1.000 millones con la multa que les han puesto y han conseguido que paguen un 3% de impuestos.  Es decir, una sola empresa de ese nivel puede aportar a un estado casi el 66% de lo que necesita para actualizar las pensiones.  Una empresa. Me parece pues muy probable que el aumento de impuestos que sugiere esta configuración esté dirigido sobre todo a las trans nacionales.  Quizás esté confundiendo mis deseos con la realidad, pero la presión de la población sobre los estados puede llevarlos fácilmente a ese punto.

-Desarrollo de leyes de eutanasia (Saturno es los ancianos y Plutón es la muerte).

-Regulación (Saturno) de los avances en materia de genética (Plutón).

-Transformación en profundidad de la agricultura (son signos de Tierra, ya que incluyo a Urano en Tauro, aunque no aspecte).

-Cambios sociales importantes en las estructuras de poder (Sol).  Allí me parece que será la clase política la más afectada.  Hay un movimiento internacional contra las élites extractivas políticas, que sea en Irak o en Chile, en Egipto o en España.  De punta a punta del globo, la gente ha expresado un fuerte hartazgo contra las estructuras de poder que consideran corruptas, y no les falta razón.  Esto puede suponer un  intento de reformar las administraciones del estado, buscando una mayor austeridad y mayor control de la corrupción.

-Intento de reducción de la población (Luna eclipsada en Cáncer).  Somos 7.000 millones y en 2050 seremos 9.500 millones.  Tanta población consumiendo a este ritmo no es sostenible.  Creo que eso va a incentivar la reducción por arriba (legalización de la eutanasia) y por abajo (control de natalidad).

-Limitaciones al consumo, mayor austeridad.

-Limitaciones a los desplazamientos o a los vehículos (Mercurio), bien sea prohibiendo los vuelos cortos en avión o marcando límites al consumo de energías fósiles, o algún otro tipo de límites.

-Limitaciones a las comunicaciones (Mercurio) con normativas más restrictivas.

-Limitaciones al comercio (Mercurio) con aranceles quizás o algo que ponga mayor control.

-(Añadido del 3/XI): los muertos.  Ambos planetas tienen que ver con la muerte y Capricornio con las fosas, así que el tema va a tener importancia. ¿Homenajes a muertos? ¿Se hace la luz sobre matanzas? ¿Normativas funerarias?

–(Añadido del 3/XI): la raza negra.  Saturno es la raza negra, por lo que esta configuración puede sintonizar con hechos dolorosos o el recuerdo de hechos dolorosos para la raza negra.  Sobre todo, temas de esclavitud o de matanzas de personas de esa raza.

Estas son algunas de las cosas que se pueden apuntar.  Los cambios no se van a producir inmediatamente, pero sí se sembrarán las semillas que fructificarán en los años siguientes.  El tiempo dirá si esta cosecha tiene frutos dulces o amargos.  Más austeridad habrá, desde luego.

Canals, a 2 de noviembre de 2019

1Comment
  • antonio
    Posted at 21:18h, 06 noviembre Responder

    y pensar que Nostradamus, en alguno d sus escritos (no recuerdo cual) dijo q Saturno era el planeta más espiritual de todos……..

Post A Comment